El Alcalde de Los Realejos “regala” viviendas públicas a un empresario para hacer negocio.

Las 11 Viviendas Públicas de La Cruz Santa, valoradas en 1.062.000 € hace año y medio, serán vendidas en 583.000 € a una empresa privada.
IUC estudia todas las acciones posibles para impedir este escándalo y denunciar, en su caso, estos graves hechos.

La Junta General de la Empresa Pública de Viviendas de Los Realejos (VIVIRE) acordó el pasado martes 29 de mayo la enajenación de las 11 Viviendas de Promoción Publicas de La Cruz Santa, situadas en la Calle Tindaya, con el único voto en contra de la representación de Izquierda Unida Canaria, Melania González y Esaúl González.
Con el fin de liquidar las deudas contraídas por la empresa pública, Manuel Domínguez ha decidido vender las once viviendas a una empresa privada por un importe de 583.000 euros, cuando su tasación en enero de 2017 era de 1.062.000 euros. De esta manera, el promotor inmobiliario adquiere unas viviendas que fueron construidas con dinero de los contribuyentes y cuyo objeto era ser ocupadas por familias humildes, al precio medio de 50.000 euros cada una. Una autentica ganga.
Hay que recordar que hace nada, dichas viviendas se habían puesto a la venta para demandantes de vivienda pública con precios que oscilaban entre los 55.800 y los 83.300 euros. ¿Cómo es posible que en menos de un año y medio, unas viviendas que estaban listas para la venta hayan perdido casi la mitad de su valor? Es una pregunta para Manuel Domínguez que deberá responder. En IUC entendemos que o bien se ha realizado una venta escandalosamente a la baja para favorecer a un empresario determinado, cuestión muy grave, o bien hay que lamentar que un bien patrimonial de los realejeros y realejeras se haya devaluado a la mitad en tan poco tiempo. En este segundo caso, que es el que avala el grupo de gobierno, ¿de quién es responsabilidad? ¿no piensa dimitir nadie?
Lo cierto es que con el aumento del precio de la vivienda en los últimos meses, se hace aún más complicado creerse este pelotazo que nos viene a colar el PP de Los Realejos. Otro más. Es escandaloso que en apenas un año y medio el valor de esas 11 viviendas pase a casi la mitad. Estamos ante un “botellazo” realejero, de parecidas proporciones a los que nos tiene acostumbrados el Partido Popular. Y es que no aprenden ni aunque los echen del gobierno por corruptos, ni con sentencias que los definen como organización delictiva.
La Empresa Pública VIVIRE está inmersa en un proceso de disolución desde hace dos años. Desde 2005 IUC ha venido advirtiendo de la inviabilidad de esta empresa que fue creada con un presupuesto inicial de 21.372 euros y que en sus 14 años de existencia jamás ha contado con personal propio, por lo que ha tenido que externalizar sus actuaciones. En realidad fue una empresa fantasma, sin personal y sin presupuesto. La gestión de esta empresa ha sido nefasta, tanto en la época de CC como en la del PP. Las viviendas de La Cruz Santa se colocaron en principio en régimen de venta, que luego pasó a régimen de alquiler, pero en ambos casos con unos precios tan elevados, que imposibilitaron por un lado el acceso a ellas de demandantes, y por otro lado la recuperación de la inversión para seguir desarrollando políticas sociales de vivienda.
El apoyo de IUC a la disolución de esta empresa siempre estuvo ligado a la promesa de Manuel Domínguez, realizada en varias ocasiones, de traspasar estas viviendas al Ayuntamiento para ponerlas a disposición de demandantes de vivienda pública. Con este chanchullo Domínguez incumple claramente esta promesa y demuestra una vez más que su palabra no es de fiar.
Actualmente hay más de seiscientos demandantes de viviendas sociales en Los Realejos, a los cuales Manuel Domínguez da la espalda con esta operación inmobiliaria claramente especulativa.

Los comentarios están cerrados.